Consejos para dormir bien y hacer frente al insomnio ocasional
sueño
18 marzo 2021

Intenta que las siestas sean cortas. Y si puedes evitarlas, todavía mejor.

Todos, en algún momento de nuestra vida, hemos sufrido o sufriremos insomnio. Esta falta de capacidad para conciliar el sueño puede aparecer por varios motivos, entre los que se encuentran un cambio horario, estrés, ansiedad, nerviosismo, jet lag, cenas muy copiosas o consumo de bebidas estimulantes.

Para conseguir una rutina saludable de sueño y hacer frente al insomnio, la Asociación para el Autocuidado de la Salud (anefp) te recomienda seguir estos útiles y sencillos consejos.

  • Mantén un horario regular de sueño. Intenta acostarte y levantarte sobre la misma hora para habituar a tu reloj interno.
  • Antes de dormir, evita la exposición a las pantallas de los dispositivos electrónicos, ya que la luz brillante de estas puede perjudicar la calidad del sueño.
  • Practica ejercicio de forma regular, sin embargo, no lo hagas justo antes de irte a la cama, puesto que así tendrás más tiempo para que el cuerpo se relaje.
  • Evita alcohol, tabaco y bebidas excitantes antes de dormir. También, evita las cenas copiosas para no tener digestiones pesadas y no consumas alimentos justo antes de acostarte.
  • Descansa en una habitación silenciosa, oscura, con una temperatura agradable y que esté bien ventilada.
  • Cuidado con las siestas. Intenta que sean cortas, de no más de 20 minutos. Si puedes evitarlas, todavía mejor.
  • Fomenta el hábito de la lectura antes de dormir para desconectar del día a día y favorecer la relajación necesaria para conciliar el sueño más fácilmente.
  • Utiliza ropa cómoda y holgada para dormir, que esté hecha de materiales transpirables y adecuados a la estación del año. 

Si aun siguiendo estos consejos te cuesta conciliar el sueño, consulta con tu farmacéutico la necesidad, si fuera necesario, de utilizar el producto más adecuado para aliviar el insomnio ocasional provocado por el cambio de hora, con medicamentos con principios activos como la doxilamina o difenhidramina, o medicamentos a base de plantas como valeriana, pasiflora, espino albar o amapola de California. En el caso de necesitar ayuda para mantener un sueño saludable, puedes optar por complementos alimenticios con melatonina y triptófano o a base de plantas medicinales.