Tras las vacaciones, ¿qué hábito te cuesta más recuperar?