Vuelta a la rutina, vuelta al autocuidado

Buena alimentación y ejercicio

Para la mayoría de nosotros, las vacaciones ya son solo un agradable recuerdo. El otoño ya está aquí y con él, la vuelta al día a día. Sin embargo, volver a la rutina no tiene por qué ser negativo. De hecho, es una excelente oportunidad para preparar nuestro cuerpo y nuestra salud de cara al otoño y el invierno.

Después de las vacaciones, durante las cuales relajamos nuestros horarios, acostándonos y levantándonos más tarde de lo habitual, tenemos que recuperar la disciplina horaria para garantizar el descanso de nuestro organismo. Para ello, lo más adecuado es dormir un mínimo de 7 u 8 horas diarias. Es posible que  las primeras noches nos cueste conciliar el sueño por el cambio de horarios. Si esta situación continuase, nuestro farmacéutico puede aconsejarnos algunos medicamentos y productos que ayudan a aliviar este insomnio ocasional.

Buena alimentación y ejercicio

Otro factor clave para volver a la rutina con salud es recuperar los hábitos de alimentación. A veces durante las vacaciones descuidamos nuestras comidas, relajando los buenos hábitos y abusando de platos precocinados o comida rápida. Para volver a nuestra dieta equilibrada, nada mejor que frutas, verduras y pescado, para poner nuestro estómago ‘en hora’. En el caso de que nuestro ritmo diario nos impida la toma de todos los nutrientes que necesitamos, los complementos alimenticios son una buena ayuda para estas situaciones.

El ejercicio físico nos ayudará también a recuperar la buena forma si durante las vacaciones hemos dejado un poco abandonado el deporte, el gimnasio o los paseos. La práctica de ejercicio físico moderado es otro elemento esencial para ponernos en forma y actividades como caminar son una excelente manera de ayudar a nuestro cuerpo a estar saludable.

Recupera la salud de la piel

La exposición prolongada al sol, el salitre del mar, las menores horas de descanso y la falta de hidratación adecuada pueden afectar a la salud de nuestra piel, haciendo que pierda elasticidad y se reseque. Para recuperar un estado adecuado, es recomendable utilizar cremas hidratantes de uso diario, aceites esenciales y cremas exfoliantes.

Algo similar sucede con el cabello, cuyo aspecto puede verse afectado por el cloro de las piscinas y el agua del mar. En las oficinas de farmacia podemos encontrar productos de dermocosmética que nos ayudarán a devolverle toda su salud y su buen aspecto.

Higiene dental

Es uno de los aspectos de nuestra salud que a veces descuidamos cuando salimos de nuestra rutina habitual, no cepillándonos los dientes después de cada comida, especialmente si estamos de viaje.

La vuelta a la rutina nos tiene que llevar también a recuperar este hábito. La elección del cepillo y pasta dentífrica adecuada es también una importante para mantener sana nuestra boca.

Y si hablamos de higiene bucal, algo que influye negativamente, además de, por supuesto, en la salud, es el tabaco. El inicio del nuevo curso puede ser una buena época para dejar este hábito. Si la fuerza de voluntad no fuera suficiente, tu farmacéutico puede ayudarte en la elección de productos como parches y chicles de nicotina, que pueden ayudarte a dejar los malos humos.

El otoño es un buen momento para ‘resetear’ nuestro cuerpo y ponerlo en forma. ¿Volvemos a la rutina y al autocuidado?

Compartir: