¿Qué son y cómo funcionan los complementos alimenticios?

En algunas ocasiones, nuestro organismo puede sufrir algunos desajustes, lo que, unido al ritmo de vida actual, puede hacer que nos encontremos algo bajos de energía.

Con la vuelta a la rutina tras las fiestas, nuestro organismo puede sufrir algunos desajustes, lo que, unido al ritmo de vida actual, puede hacer que nos encontremos algo bajos de energía. Si esto es así, el uso de suplementos a base de vitaminas y minerales puede ser aconsejable para algunas personas.

¿Qué son y cómo funcionan?

Un complemento alimenticio es un preparado que contiene vitaminas y/o minerales, y que se utiliza en casos de carencia tales como una dieta inadecuada, deporte intenso, la falta de horas de sueño o estrés.

Los complementos alimenticios suelen contener varios tipos de vitaminas diferentes y, a menudo, también minerales y otros nutrientes esenciales que pueden ser difíciles de adquirir si no seguimos una alimentación apropiada.

Además, productos de origen natural como la jalea real, los preparados a base de polen, própolis y la levadura de la cerveza contribuyen a paliar las carencias del organismo.

No obstante, debemos tener presente siempre que este tipo de suplementos están pensados para estados carenciales puntuales. Lo idóneo es llevar unos hábitos de vida sanos y una alimentación saludable que nos proporcione todos los nutrientes y vitaminas necesarios para el organismo. Para ello, debemos seguir estos consejos:

  • Llevar una vida ordenada con unos horarios fijos a la hora de acostarse y despertarse
  • Respetar las horas de sueño necesarias para un descanso óptimo (7 u 8)
  • Practicar ejercicio moderado con regularidad
  • Seguir una alimentación equilibrada, rica en verduras, frutas, cereales y legumbres
  • Mantener unos horarios fijos para las comidas
  • Aprovechar las horas de luz del día para hacer actividades al aire libre
Compartir: