Picaduras

¿Cuáles son las más comunes en verano?

En verano son habituales las picaduras de mosquitos, avispas y abejas y las mordeduras de arañas. Generalmente, estas picaduras no conllevan un riesgo serio para la salud, más allá del dolor y escozor que remiten con el tiempo. No obstante, hay ciertos grupos de población que deben tener precaución, como las embarazadas, los niños pequeños y las personas alérgicas al veneno de estos insectos.

Para evitar las picaduras de insectos existen repelentes en diversas formas:

  • Ahuyentadores por ultrasonidos
  • Pulseras repelentes
  • Sticks, sprays y cremas repelentes

Si los insectos ya nos han picado, también disponemos de productos como antihistamínicos, hidrocortisona o soluciones de amoníaco que alivian la sensación de picor y escozor, además de refrescar la piel, aunque debemos tener precaución porque algunos pueden generar fotosensibilidad.

Picaduras de medusas

Otras picaduras típicas del verano son las de medusas en el mar. Se trata de un problema cada vez más habitual debido a la mayor temperatura del agua. Para prevenirlas, además de precaución, existen protectores solares que llevan incorporados componentes activos que evitan estas molestas picaduras.

Compartir: